domingo, 1 de agosto de 2010

Yo también me llamo...


Talking to myself again
This time i think i'm getting through

--Born in a different cloud, de Oasis


Cada cierto tiempo regreso a pensar en mi nombre y comienzo a tener una sensación extraña. Creo haber escrito al respecto aquí antes, cómo a veces no me identifico con mi nombre, o cómo cuando pienso en él no soy yo quien aparece en mi mente, sino otros Diegos. Hoy creo tener la explicación perfecta.

Cada palabra tiene un significado que como civilización se le ha dado y uno que cada persona le puede adjudicar; el primero está en los diccionarios y el segundo en cada uno de nosotros. Si bien representamos el mundo con palabras, éstas pueden llevar una carga emocional de carácter personal, por lo que cuando uno escucha 'perro' inmediatamente lo asocia con algo, con una imagen, un recuerdo, cualquier cosa que para nosotros sea un ejemplo bueno o importante. Pero, a mi entender, siempre diferente entre individuos.

Y podría decirse lo mismo de los nombres, quizás con mayor seguridad. Si alguien menciona el nombre 'José', dependiendo del José que conozcamos, pensaremos en él o en algún otro que para nosotros sea característico de ese nombre o de la situación particular en la que fue dicho. Creo que eso es lo que sucede con mi nombre, lo asocio con alguien diferente a mí. No porque no me considere 'Diego', sino porque no suelo pensar en mí de acuerdo a mi nombre (a menos que algo lo requiera, como el presentarme a alguien o escribirlo en un documento); no soy, para mí mismo, ejemplo característico de mi nombre. Hasta suena gracioso.

Tal vez sea por esta razón que no me gustan los nombres muy comunes, o que no esté exactamente de acuerdo con la idea de llamar a los hijos como sus padres. Si bien cada uno vivirá diferente y añadirá a su nombre "rasgos" distintos, éste ya carga consigo muchos significados que, probablemente, nada tengan que ver con la persona que lo porta. Tal vez no me llame como mi papá, pero conmigo llevo el legado de varios Diegos, especialmente el de los futbolistas, como me cuentan. Y, felizmente, algo de futbolista tengo.

4 comentarios:

Yoseline dijo...

Diego no solia ser un nombre muy comun hasta hace algunos años, pero luego los "diegos" nos invadieron! jajajaja... pobechito!

dIROLE dijo...

Sí, jajaja

No sé cómo serán las estadísticas, pero hay demasiados! :P

Yoseline dijo...

Es genial, leerte y comentarte... porque siempre habra una devolucion! =)

dIROLE dijo...

A veces puedo demorarme un poco, pero así es :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails