lunes, 23 de agosto de 2010

La metáfora de la pelota


Mistakes that were made
We don't have to repeat
We've been given a choice
If we care to believe

--Cultural genetics, de Frameshift


Un tema que me había planteado en veces anteriores sobre la posibilidad de que las personas realmente pudiesen cambiar fue parcialmente respondido en una de mis últimas clases en la universidad. Si bien más se centró en la formación y cambio de la personalidad de un individuo, ayuda a aclarar un poco mis ideas.

Dándole vueltas en mi cabeza a la pregunta "¿la gente realmente cambia?", sentí que mis últimas impresiones no podían ser del todo correctas. Fui llegando a una especie de punto medio al pensar que uno sí está en la facultad de cambiar, pero siempre dentro de ciertos parámetros; podemos cambiar, pero dentro de lo que nuestras propias características personales nos lo permiten. Me sorprendí mucho cuando en una de mis clases de Psicología de la Personalidad (creo que ya es el tercer post seguido que hago mención a ellas) se habló del tema, y más aún cuando recibí la respuesta a mi pregunta, una muy similar a mi propio planteamiento.

Nuestra personalidad está determinada por factores genéticos y ambientales: los primeros asientan las bases y los segundos actúan sobre ellas. Y, según lo que tengo entendido, los factores ambientales afectan en un 60% aproximadamente, así que, a pesar de que una persona ya esté determinada a ser de cierta manera debido a su herencia, su personalidad puede ser alterada por el contexto en el que se desenvuelve, aunque dentro de lo que sus genes lo permitan. Es así como se llegaría a la idea de que sí es posible cambiar nuestra personalidad. Sin embargo, esto va más referido a la niñez y a la adolescencia, así que no respondería del todo mi pregunta. Pero me alegra estar más cerca de una conclusión.

2 comentarios:

Yoseline dijo...

Creo que existe un espacio de nuestra personalidad que se puede cambiar, ya sea por razones del ambiente (como bien dices) las circunstancias, las experiencias de vida, los dolores, las metas... pero hay otro espacio que constituye nuestra esencia que al hacernos unicos no cambia.

dIROLE dijo...

Claro, esa idea de la esencia también está dentro de las teorías de la personalidad, aunque con otros términos. No sé si llegué a escribir sobre esto antes, pero es una idea interesante para posts futuros.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails