lunes, 24 de mayo de 2010

Si de verdades se trata... (tercera parte)


My conviction is stronger today
As I fight to uncover your sacred lie


--Sacred lie, de Disturbed


Hace exactamente tres semanas encontré un libro que le dio un giro sumamente positivo a mi vida y que, desde entonces, me ha llevado a investigar más y más sobre el contenido del que habla.

Como parte de un ensayo que debía realizar tuve que pasar horas interminables metido en la biblioteca de la universidad buscando información, específicamente en la sección de Psicología, donde revisé cientos de títulos hasta dar con un libro que, si bien nada tenía que ver con el tema que iba a desarrollar, me atrapó enseguida. La obra (traducida al español) se llama "Cómo detectar mentiras", escrita por Paul Ekman. La revisé, leí todo un capítulo a pesar de estar algo limitado de tiempo y me decidí a regresar por ella una vez terminado el ensayo. Y así lo hice.

Luego de leer buena parte del libro descubrí que el enorme gusto que he tenido por temas referidos a la verdad al fin ha conseguido un asidero psicológico. Mis planes con relación a la carrera de Psicología me empujaban a desempeñarme en ámbitos forenses y criminalísticos, pero sentía que faltaba algo, el gancho esencial que me ayudaría a entrar de lleno e infinitamente motivado a esa área, y ahora puedo decir que lo he encontrado (o tal vez éste me halló a mí).

Tras investigar más al respecto, resulta que el autor del libro, Ekman, es una de las primeras personas en especializarse y desarrollar el tema de la mentira, así como realizar las más eficaces investigaciones al respecto. Y eso no es todo. Lo que me más me sorprendió, y que muy probablemente incrementó de sobremanera el respeto que comienzo a tener por este psicólogo, fue descubrir que la serie Lie to Me está prácticamente basada en los estudios que llevó a cabo. Esto me anima muchísimo, saber que uno de mis programas favoritos muestra hasta cierto punto lo que me veo haciendo con mi vida.

Aunque no estaría estudiando la verdad en sí, al ser su contrario la mentira no deja de lado ese aspecto que para mí es importantísimo. El detectarlas, si bien no es hallar la verdad, es dar pasos que me acerquen a encontrar una, que no tiene un aspecto tan filosófico como me hubiera gustado, pero me satisface igualmente.

Como he dicho varias veces, me suelo guiar por señales que podrían tomarse como coincidencias pero que para mí albergan un significado más profundo, lo cual es muy curioso, pues resulta que el siguiente tema que me han asignado, después del ensayo que me llevó a encontrar el libro que cambió mi vida, es la psicofisiología de la mentira. Siento que mi camino se aclara cada vez más.

2 comentarios:

Yoseline dijo...

Felicitaciones, encontrar el camino es de por si un triunfo!

dIROLE dijo...

Definitivamente se siente así. Gracias! :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails