jueves, 28 de agosto de 2008

¡Adiós, miedo!, no te extrañaré

All this time, every day
Afraid to face my latest day
Then you came, and you said
"No, I won't let you fall away"

-- Land of fear, de Vision Divine


Creo que el punto es dejar de tener miedo, de elevarte por encima de los demás y ganar la ventaja de no andar temeroso por y de la vida, sino encararla tal cual venga. No hablo de sentirse superior a los demás ni de verse como mejor que otros, sino de liberarse de ese tedioso peso que nos limita de tantas maneras y que evita que nos desenvolvamos con la soltura y libertad que cualquiera podría desear.


De cierta manera, si te piensas como no temeroso en un mundo de personas que viven presas del miedo, obtendrás una suerte de ventaja, puesto que mirarás hacia arriba en lugar de ir cabizbajo, lo cual te permitirá maravillarte con todas esas nuevas cosas que dejabas de ver (o que veías a medias). No obstante, el privilegio de vivir sin miedo llama a una especie de responsabilidad, creo yo, y esa es la de ayudar a otros a vivir como uno mismo.

Es difícil actuar en pos de los otros cuando uno mismo ya se siente independiente del resto, y es justamente en ese momento en el que se define cuán temeroso se es. El que deja de ayudar con el fin de beneficiarse no hace más que reforzar su propio miedo, el de ser superado por otros. De cualquier manera, vivir sin miedo es complicado de por sí, pero yo creo sinceramente que no hay nada en el mundo que no pueda lograrse (dentro de las capacidades de cada individuo) si es que al menos se hace el intento.

1 comentario:

Piero dijo...

Alguna vez, alguien dijo : A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.. Saludos ^^

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails